1IMG_0536_2
Miles de personas acuden al año a beber agua del manantial descubierto en 1513 con la esperanza de rejuvenecer.

Orson Wells hizo un cortometraje sobre ella, Jack Sparrow la buscó en la cuarta entrega de la cinta los Piratas del Caribe y hasta el Pato Donald la encontró en una de sus caricaturas: es La Fuente de la Juventud, la leyenda que atrajo a los españoles hace 503 años, hacia lo que ellos creyeron era una isla a la que llamaron St. Augustine, en el Norte de Florida, y en cuyo parque arqueológico se siguen descubriendo restos de la civilización Timuca, así como del primer asentamiento español en territorio norteamericano.


4560455_orig
Entrada del parque histórico La Fuente de la Vida, en St. Augustine, en el estado de Florida.
la foto 3
La gente compra pequeñas botellas con agua del manantial.
IMG_0609
En la tienda de recuerdos se venden agua en botellas de lujo, conmemorativas a los 500 años de la fundación de la ciudad.

Juan Ponce de León, explorador español, primer gobernante de Puerto Rico y descubridor de lo que llamó La Florida, desembarcó en el puerto que nombrara en ese entonces San Agustín el 2 de abril de 1513. Y al día siguiente, se adentró 11 millas con algunos hombres, topándose con los indios Timuca.

Cuando Ponce de León, de no más de 5 pies de estatura y de 39 años, vio que los Timucua, que eran altos, fuertes y de piel joven, tenían un manantial de agua fresca, el conquistador creyó haber encontrado la Fuente de la Juventud. Y es que según había escuchado de los indios en Cuba y Santo Domingo, existía un río mágico que bañándose en él podía convertir a un hombre viejo en joven otra vez.

IMG_0524Hoy este sitio es uno de los más visitados de la ciudad, al que miles de personas acuden buscando rejuvenecer bebiendo de su agua y comprándola embotellada para llevar.

El agua tiene un ligero olor a azufre, el cual por ser de origen natural, es inofensivo. Este olor es típico de la mayoría de los manantiales naturales del Norte de Florida, que fluyen hacia la superficie con su propia presión, filtrándose durante milenios a través de capas de piedra caliza. Incluso hay vasitos para que la gente la pruebe gratuitamente.

Wilson Camelo, encargado de relaciones públicas para el mercado hispano de la oficina de Turismo de St. Augustine, afirma que el agua es segura para los turistas, pues es potable de manera natural. Incluso en la tienda de souvenirs hay botellas de diversos tamaños y diseños con el “mágico líquido”, o también se puede comprar el envase vacío y llenarla uno mismo de agua fresca.

La Fuente de la Juventud se encuentra a 97 millas de Orlando, a 37 millas de Jacksonville, 394 millas de Miami y 182 millas de Tallahassee, en el estado de Florida.

1IMG_0552
El agua tiene un ligero olor a azufre, típico de la mayoría de los manantiales naturales del Norte de Florida, pero es inofensivo, ya que el agua se filtra durante milenios a través de capas de piedra caliza.

Dejar respuesta